Envíos gratuitos desde 60€ más informaciónEnvios urgentes gratuitos.png

Infinity 9th Wulver Grenadiers (Mk 12, Granadas)

Infinity 9th Wulver Grenadiers (Mk 12, Granadas)
Miniatura 9th Wulver Grenadiers (Mk 12, Granadas) de la facción Ariadna para el juego Infinity
Categorías: Miniaturas, Infinity, Ariadna

Regular Price: 11,95 €

Special Price 8,37 €

Availability: En Stock

Descripción

Los Wulver son mestizos, híbridos de Dogface y humano, un callejón sin salida desde el punto de vista evolutivo. Todos ellos son estériles, ninguno tendrá descendencia. Así que no hay muchos en toda Ariadna, pero en su mayor parte se encuentran en Caledonia donde la población Dogface es más numerosa.

Si los Dogfaces lo tienen difícil para integrarse entre los humanos, los Wulvers lo tienen aún mucho peor, pues su herencia salvaje es más evidente. Poseen la constitución corporal de un depredador, con grandes ojos penetrantes y amplias mandíbulas, dotadas de afilados colmillos. Todo su cuerpo está completamente cubierto de un espeso pelaje. Su torso es musculoso, poseen brazos de leñador y unas piernas largas y fuertes, hechas para correr y perseguir.

Son más inteligentes que sus primos Dogfaces, sin embargo, al igual que ellos, no pueden evitar verse enajenados por la fiebre de la sangre. Su inherente instinto de carga, liberado con terrible furia, es un factor que hace que resulte difícil, y a veces imposible, contener el decidido ataque de los Granaderos Wulver. Ansiosos por entrar en acción, un impulso incontrolable les exige avanzar para acabar con el enemigo.

La mirada salvaje, los gritos enfurecidos y el movimiento instintivo hacia delante, son los síntomas previos de una carga Wulver, rasgos que cualquier oficial ariadno sabe reconocer. El papel fundamental de los Granaderos Wulver es la acción de choque. Una vez se lanzan a la carga ya no hay posibilidad de detenerlos, y para ellos la única alternativa es matar o morir. Cargan hacia el enemigo a gran velocidad, impulsados hacia delante por una furia salvaje y demoníaca, con total indiferencia por la vida propia y ajena, embargados por una pasión absoluta por el placer de la batalla.